Mi primer yiziaventura, escrita por papá… :’)

Eran las 5 de la mañana del martes 4 de mayo de 1982. Vivíamos en Hermosillo, en uno de primeros fraccionamientos que surgieron después del periférico norte. Tu mami se despertó sintiendo contracciones y me habla “mijo, creo que ya es hora, me están dando contracciones”, yo estoy medio dormido y tomo el reloj y le digo, checa cada cuantos minutos te dan, y me vuelvo a dormir (no capté la importancia del momento, ni siquiera lo que tu mami estaba sintiendo).
Como tu mami estaba igual de novata que yo, pues me hace caso y se pone a contar los minutos y las contracciones. A las siete de la mañana me habla y dice que las contracciones eran cada 20 minutos. Ahí sí reacciono y entiendo lo que está ocurriendo. Me levanto a bañarme y después ella, preparamos las cosas que hay que llevar y salimos a la calle a buscar un taxi.
Como vivíamos en una callecita secundaria no pasaba ningún taxi y decidimos caminar un poquito para salir a una calle sin pavimento que pasaba por un lado del primer bordo que había enseguida del periférico norte (ahora es la calle que iba a dar casi en el departamento que vivías atrás del hospital del DIF). Esperamos y esperamos y ningún taxi pasaba y tu mami con mas dolores. Seguimos caminando en dirección a la calle Simón Bley y ningún taxi pasaba. Así llegamos caminando hasta la Simón Bley y allí tomamos un camión todo destartalado que nos llevaría hasta la calle Tabasco, donde vivía la tía Virginia. Con los baches de la calle y el rebotar del camión tu mami sentía que te salías y le dolía más, no imaginas cuanto angustia sentía por ver a tu mami sufrir en el asiento de un camión que se iba deshaciendo de viejo. Finalmente llegamos a la calle donde Tabasco y tuvimos que caminar nuevamente como 5 cuadras para llegar hasta la casa de la tía Virginia, donde le hablé a la prima Conchita quien tenía carro y ella me lo prestó para ir al Hospital María Auxiliadora en el centro del a Ciudad.
Llegamos al hospital y después que un médico revisó a tu mami, nos dijo: todavía no es tiempo, regresen a su casa y esperen a que haya mas dilatación. Regresamos a casa de la tía Virginia y estuvimos esperando hasta aproximadamente las dos o tres de la tarde, hora en que se reventó la fuente y salimos nuevamente a toda prisa al hospital. Ahora si recibieron a tu mami y pues entró en labor de parto. Imaginarás los dolores clásicos, ya que la anestesia la aplican hasta que llega casi el momento, finalmente entró a quirófano y más o menos por las siete de la tarde naciste. Fue parto natural y solo hubo una pequeña complicación pues venías enredada en el cordón umbilical, traías doble vuelta en el cuello. Ya marcaba como ibas a ser de inquieta. Esas fueron las peripecias de ese bendito martes 4 de mayo de 1982.
Lo que ahora se cuenta tan fácil fue para nosotros una aventura épica. Nomás salir de la colonia donde vivíamos y caminar y caminar hasta encontrar un camión, no teníamos carro, como es obvio, no teníamos teléfono en casa, no existían los celulares, ni el internet. Imagina a tu mami caminado con chica pancita por una polvorienta calle, llena de hoyos y de tierra. Caminar desde la esquina de esa calle que es mas o menos desde el Blvd. Solidaridad y Cárdenas, creo, hasta la Simón Bley. No se cuenta distancia es, pero se me hicieron kilómetros, imagínate a ella. y luego el camión, era deprimente, era casi insultante tener que llevar a mi esposa en un camión así con los dolores del parto. Todavía no puedo superar esos momentos, te lo juro. Y si te digo que se me salieron las lágrimas me creerías?

Sabiduría de chofer

- Yo he tratado con muchas mujeres, las conozco de todas – me dice el taxista.

-  ¿Ah si?

- ¡Uuuuuyyyy, sí! Soy bien enamorado, pero a mi lo que me gusta más, es conquistarlas.

- Sí, es bonito…

- ¡Es más! Yo ya se cuando una mujer quiere que me la lleve mejor conmigo, esas son fáciles. En tres pasos ya voy a saber si me la llevo o no.

- ¿Y qué pasos son esos?

- ¡Pues fácil! Una, si me deja darle un beso cerquita de la boca; Dos, si me deja arrimarle el camarón; Tres…, me seguía explicando cuando se atravesó otro carro y tuvo que esquivarlo – ¡Pendejo! ¡Esta gente que no le importa! ¿Para dónde dice que va?

- Es por aquí.

- ¡Bonita la Roma! – continuó – La ciudad es muy bonita, va a ver que le va a gustar.

- Si, me gusta.

- ¿Ya cenó?

- Errrrrrrr… Sí, gracias – respondí de inmediato mientras llegábamos a mi destino después de cuatro cuadras en reversa . No es que me la crea tanto, pero me puso nerviosa la intención de esa pregunta.

- ¡Servida, señorita! ¡Ya sabe, si necesita taxi me llama! – me decía mientras me entregaba una especie de tarjeta de presentación y yo me bajaba del automóvil. Acto seguido, siguió en reversa hasta una avenida principal y desapareció de mi vista.

Fue entonces, me di cuenta que no me dijo el tercer punto. DAMN IT!

Día del Locutor

Hace una noche estaba pensando en la infinidad de cosas que he aprendido durante todo este tiempo de vida “útil”. Puedo decir que he sido sacaborrachos, bartender, periodista, repostera, estudié carpintería, se soldar; mi abuelo me enseñó a montar a caballo, ordeñar vacas, lazar becerros y por mi cuenta aprendí a arrear ganado. Enseñaba coreografías a porristas y comités de candidatas y muchas otras cosas que estoy segura que se me están pasando (sin contar nada de mi experiencia como profesional).

Otra cosa que he hecho y que nunca imaginé que estaría haciendo y me encantara tanto, es el hecho de ser locutora. Comencé por pura casualidad; un amigo se dio cuenta que me gustaba el rock y me invitó a ser su compañera en el estudio de Radio Bemba con el programa Desierto Acero. El programa se transmitía en Hermosillo, Sonora por el 95.5 FM. La verdad que me encantó la experiencia. Lamentablemente tuve que mudarme a Cd. Obregón y el periodo terminó.

Al llegar a Jalisco, tuve la oportunidad de ingresar al equipo de El Descafeinado gracias a un buen conocido de twitter. Y desde entonces conduzco un programa llamado RockFlow donde hablo de rock en general, un poco de metal y bastante progresivo. Yo me he divertido de lo lindo. Incluso llega a ser una actividad bastante catártica que hace que me relaja bastante del ajetreo del día, ¡así de cabrón me gusta! ¿Quehubo?

Yo no merezco llamarme locutora, ciertamente no tengo estudios y mi poca experiencia ha sido a puro prueba y error. Pero he aprendido que no cualquiera puede hacerlo y hacerlo bien. Por que una cosa es que yo me suelte hablando a diestra y siniestra de cualquier tontería (que es lo que hago normalmente) y alguien que le sabe bien bien, comunique ideas como debe de ser.

De cualquier manera, agradezco que @elpadrinoloko me crea capaz de poder fungir como locutora de un programa y que me de la oportunidad de expresarme como mi capacidad me deje. Feliz día @eldescafeinado, @charlatown, @pablitovazquez1, @sabrozone y @LaRedlight, Niña Rica, @elartofrolling, Jazztuvo, Cineurótica, Asfixia, Antifama, El Octavo Tapete y espero que no se me pase nadie.

¡Felicidades a todos los locutores que hacen su trabajo con amor!
:)